Huyendo del punto muerto y del umbral de rentabilidad como de la peste


El punto muerto de una empresa es la cifra de ventas a partir de la cual la cuenta de resultados genera suficiente dinero como para pagar todos los gastos que genera, excluyendo las amortizaciones. En teoría, son las ventas necesarias para que el empresario no tenga que pensar en poner dinero de su bolsillo para mantener viva a la empresa.

El umbral de rentabilidad es la cifra de ventas a partir de la cual la cuenta de resultados muestra beneficio. Una cifra de ventas inferior al umbral de rentabilidad produce un resultado negativo en la cuenta de resultados.

Durante la crisis, las empresas que han sobrevivido, han vivido, en general, muy cerca del punto muerto y, muchas veces, por debajo del umbral de rentabilidad. Esto explica que las empresas no desaparezcan aunque no tengan beneficio.

El punto muerto no es una cifra estable. Como es una variable que rara vez se analiza, lo normal es que crezca que es lo que no conviene en la empresa. El punto muerto crece cuando el margen disminuye o cuando los gastos fijos aumentan o suceden ambas cosas.

El umbral de rentabilidad tampoco es una cifra estable. Como es una variable que rara vez se analiza, lo normal es que crezca e incluso más rápidamente que la del punto muerto. El umbral de rentabilidad crece no sólo cuando crece el punto muerto sino también cuando acometemos inversiones que pasan por la cuenta de resultados en forma de más amortizaciones.

Con la recuperación, es el momento de huir lo más lejos posible de ese punto muerto y del umbral de rentabilidad. Cuanto más lejos, más tesorería generará la empresa y mejor preparada estará para afrontar los retos y las crisis del futuro.

Para conseguir huir del punto muerto y del umbral de rentabilidad, hay que defender el margen, incrementar la actividad para utilizar los activos (2, 3, 5 turnos) y estudiar muy bien las inversiones. ¿Qué sentido tiene hacer inversiones cuando la capacidad instalada no es utilizada al 100%? ¿Qué nuevas ventas van a dar actividad a esas nuevas inversiones?

En todas las empresas con las que trabajo, monitorizo el punto muerto y el umbral de rentabilidad. No es suficiente el estar por encima de ellos, hay que huir como de la peste.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s