Carrel y Whymper: la conquista del Cervino y el deber


El 14 de Julio de 2015 se celebra el 150 aniversario de la primera ascensión al mítico Monte Cervino o Matterhorn; una de las cimas más emblemáticas de los Alpes.

En 1865, el Matterhorn era una de las últimas cimas vírgenes de más de 4.000 metros de los Alpes. Su estilizada forma hacían y hacen de ella una montaña anhelada por todos los alpinistas.

La historia de la conquista del Cervino es muy bonita. Es la historia de la competencia entre el alpinista inglés Edward Whymper y el lugareño italiano Jean Antoine Carrel. La historia es muy conocida y está recogida en los siguientes enlaces: aquí, aquí, aquí y aquí.

Whymper alcanzó la cima del Matterhorn con otros seis compañeros de cordada ascendiendo la ruta normal de la arista de Hörnli. Cuatro de ellos murieron en el descenso al caer en el vacío y romperse la rudimentaria cuerda que los mantenía unidos.

Carrel pudo haber llegado ese mismo día a la cima subiendo por la arista de Lion pero al ver a los ingleses, lleno de rabia, se dio la vuelta. A los tres días, el 17 de Julio de 1865, realizó la segunda ascensión del Cervino; la primera por la arista italiana de Lion.

La mejor narración de la historia está en el libro “La Montaña y el hombre” de Georges Sonnier; magnífico libro que sólo se encuentra en papel.

Al final de la narración, Georges Sonnier explica cómo acabaron sus vidas Whymper y Carrel. La muerte de Whymper nunca recuerdo como fue pero se me quedó grabada la muerte de Carrel.

Carrel estuvo muy unido a su Cervino. Después de ser el segundo en ascenderlo y el primero por la arista de Lion, Carrel subió más veces al Cervino como guía, llevando clientes a su cima. El último día de su vida, Carrel acompañaba a un grupo de clientes por el sur del Cervino. El tiempo cambió y una tormenta se echó encima del grupo. Carrel guió a su grupo de clientes y lo sacó de la montaña. Cuando llegaron a lugar seguro, Carrel murió extenuado por el esfuerzo. Cuentan que se tumbó en la nieve y murió. Tenía 61 años.

La trágica historia de la ascensión de Whymper contrasta con la muerte de su contrincante. Carrel se fue sin estridencias y con el deber cumplido: guiando y salvando de la muerte a sus compañeros de cordada.

Desde que lo leí, me ha parecido una historia inspiradora y aplicable en cualquier circunstancia de la vida.

Enlaces a varios vídeos sobre el asunto:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s